sábado, 5 de mayo de 2018

capitulo 73.

Pov: Helena

Daniel cayó al suelo y enseguida me agaché a por él. En la habitación aparecieron rápidamente mi padre, mi hermano y Sam y me ayudaron a ponerle en la silla, le preguntaron si estaba bien y Daniel simplemente asintió con la cabeza. Después volvieron a dejarnos solos. Yo miré a Daniel, sabía que él le iba a dar más importancia a la caída que al hecho de haberse puesto de pie y sin embargo, yo hacía todo lo contrario.

- necesito estar solo - dijo él mientras con sus manos empujaba las ruedas de la silla y se iba, no sabía muy bien a dónde. Me senté en el sofá y apoyé mis codos en mis rodillas y mi cabeza en mis manos. ¿qué demonios podía hacer? La desesperación empezaba a apoderarse de mi y un miedo a perderle me invadía por dentro. Sabía que Dani estaba a punto de irse, que estaba al borde de volver a su casa. Me limpié una lágrima traicionera.

Pov: Daniel

No entendía cómo Helena podía seguir insistiendo en que lo conseguiría, no entendía que podía aportarle ahora y mucho menos que quisiese renunciar a una vida eterna para pasarla conmigo. Si todavía fuese a vivir para siempre... quizás entonces podría entender que desperdiciase unos años a mi lado, ¿qué son unos años en comparación con una eternidad? pero sin embargo... desperdiciar una vida entera conmigo.. no lo veía justo, no para ella. Se merecía ser feliz, enamorarse de alguien, casarse, viajar, estudiar, disfrutar de la vida.. tener una familia que no fuese yo.

No sé cuánto tiempo había pasado cuando volví a la casa. Helena no estaba donde la vi por última vez y parecía que había más gente en la casa, pero cada cual estaba con sus historias. Fui hasta la habitación y Helena tampoco estaba ni en la suya ni en la mía. Al menos desde esta silla llegaba perfectamente a los armarios y podía guardar las pocas cosas que tenía allí en mis mochilas. Había tomado la decisión de irme, de alejarme, de darle a Helena la oportunidad de tener algo que no fuese conmigo, de tener a alguien que no fuese yo. Cuando tuve todo guardado colgué mis mochilas de la silla y salí de mi habitación en busca de Helena, y me la topé de frente.

- ¿te vas? - me miró fijamente, como segura de que yo iba a marcharme, como si llevase tiempo esperando esto

- tenemos que hablar - le dije. Ella entró en la que hasta ahora era mi habitación y se sentó en la cama. Después me miro fijamente esperando mi discurso. Suspire y continúe - esta claro que no me mereces - dije - Nos estamos haciendo daño y no puedo soportarlo. Los dos sabíamos que este día iba a llegar. No puedo permitir que desperdicies tu tiempo conmigo, no mientras esté así.

- claro, es más fácil irte - dijo ella - es más fácil marcharte que seguir intentándolo, más fácil que trabajar conmigo

- no es más fácil - la mire fijamente - pero es lo que tengo que hacer

- es lo que quieres hacer - me reprochó ella

- No helena, es lo que tengo que hacer. Para darte la oportunidad de tener algo real en tu vida, de tener algo que merezca la pena vivirlo, de enamorarte, de viajar, de crecer, de disfrutar, de ser feliz

- yo ya me he enamorado - dijo ella - y lo demás no tiene importancia si no tengo con quien hacerlo

- de eso se trata - la miré - no puedo darte eso, y creo que es mejor que me vaya

- ¿crees? ¿Crees que es mejor dejarme sola a estar juntos?

- creo -pensé un poco como decirlo - creo que mientras seas mortal y yo siga postrado en esta silla es lo mejor. Prométeme que volverás a ser inmortal y entonces podré soportar estropearte años de vida

- prométeme entonces que seguirás con la rehabilitación - dijo ella - pero prométemelo de verdad

- Helena yo...

- si ese es tu precio - me cortó ella - si el precio a pagar es tenerte lejos y volver a ser de mi... especie, prométeme que seguirás haciendo rehabilitación - la observé. La amaba tanto que era imposible negarle algo así

- de acuerdo

- y prométeme - siguió ella - que cuando vuelvas a andar volverás a buscarme. Aunque para entonces hayas conocido a alguien, aunque entonces sólo sea tu pasado, volverás para decirme que conseguiste ser feliz

- nunca conoceré a alguien - le dije- y nunca podrás ser mi pasado - la miré intentando no venirme abajo- te prometo todo eso, pero a cambio prométeme que harás lo posible por volver a ser eterna, que harás tu vida, que crecerás en todos los sentidos, que seguirás tu vida y no me usarás de excusa para no seguir viviendo tu vida sin mi

- te lo prometo - dijo ella y me agarró la mano - pero te estaré esperando - me miró - si tengo toda la eternidad, tendré todo el tiempo del mundo para estar esperándote - con su otra mano me acarició la cara - te querré siempre - después me besó, tierna y dulcemente, tan cálido, tan sincero. Separó sus labios pero dejó pegadas nuestras frentes - perdóname, pero no puedo verte marchar otra vez - me dio un corto beso, se levanto y pude escuchar como salía de casa.

Pov: Helena

Salí de casa porque no podía volver a ver como se marchaba sin saber hasta cuando, porque la última vez que eso pasó dijo que iba a casarse conmigo y cuando volví a verlo estuve a punto de perderle, porque su marcha de ahora significaba un antes y un después en mí y en nosotros. Me senté en el mismo lugar de siempre, mirando la playa y apoyada en un árbol. Sabía que Sam no tardaría en venir a verme, o quizás incluso mi hermano, pero yo ahora estaba pensando en todo lo que podría pasar ahora. Efectivamente no pasó mucho tiempo cuando Sam llegó a donde estaba.

- hola - me dijo - pensé que quizás necesitabas hablar- se sentó a mi lado- o quizás desahogarte...llorar... - la última palabra la dijo muy bajita

- gracias por estar siempre - le dije - no voy a llorar porque es algo que llevo esperando mucho tiempo, sabía que tarde o temprano se iría, es demasiado cabezón y yo no lo estaba convenciendo de nada

- ¿vas a volver a ser tú? quiero decir - dijo apresuradamente - entrar en fase, cazar.. ya sabes...

- se lo he prometido - dije - me parece una condición sin sentido, porque al fin y al cabo.. ¿para qué quiere que deje de envejecer? ¿y si me imprimo de otra persona? yo no quiero hacerle daño, yo le quiero a él - respiré profundo -pero parece que él no lo entiende... además, se que va a volver a caminar así que aún me molesta más el tema de volver a ser "inmortal"

- creo que ya hemos hablado sobre el amor y la imprimación - me dijo él- no tienes por qué imprimarte de nadie... y realmente no sabes si él podría ser tu imprimación.. ¿y si ya habías perdido tus poderes lobunos cuando os conocisteis? - se quedó callado y siguió - no sé Helena, yo quiero tu felicidad, ya lo sabes, pero no voy a negar que la idea de tenerte viva para siempre me agrada más que saber que algún día envejecerás y morirás

- ya lo sé - le miré- además se lo he prometido a Daniel, así que no me queda otra que investigar el por qué los perdí y como recuperarlos. Lo que más me molesta es que me ha puesto una condición que no quiero cuando él va a recuperar la movilidad... lo sé y en el fondo él también lo sabe.. aunque es un... cabezón- Sam sonrió

- vaya, la más cabezona quejándose... - dijo él - he de decir que entiendo las dos posturas - se quedó pensativo - quiero decir...Emily es mi vida... y por su puesto que si en mi mano estuviese pasar toda la vida con ella cogería tu postura de no envejecer más... claro que lo haría..pero también entiendo a Daniel... piensa que te está destrozando la vida, y no quiere que mueras y no hayas tenido algo que él considera mejor y... ya sabes, para mi Leah siempre fue muy importante y cuando pensé que estaría toda la eternidad sola y soportándome a mi con Emily... fue muy duro

- ¿no me va a quedar otra que congelarme en el tiempo otra vez verdad? - dije rendida

- creo que no -dijo Sam - Helena... yo.. quiero verte feliz, ya sabes...tengo una culpa que...

- No tienes culpa de nada -dije rápido - no busques culpables a cosas del pasado

- pero no puedo evitar pensarlo -dijo él- y quiero que seas feliz, lo necesito.. y te ayudaré a lo que sea con tal de volver a verte con Daniel.. tendrías que verte cuando le miras... tendrías que ver cómo te mira... pienso que estáis hechos el uno para el otro, con imprimación o sin ella, con poderes o sin ellos.. y os merecéis estar juntos, a pesar de todo lo que tengáis que hacer - yo sonreí y le abracé fuerte

- creo que es hora de que hable con mis padres y mis abuelos, ya sabes... que me usen de experimento...- Sam rió

- te acompañaré entonces

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

No sé si seguirán ahí pero bueno, como prometí, aquí os dejo el siguiente cap y espero subir el próximo a más tardar en un par de días!

espero que si vuelven alguna vez les siga gustando! espero que estén bien, millones de besos :)

sábado, 28 de abril de 2018

Capitulo 72.

Pov: Helena

El primer mes en La Push fue horrible. Por más que intentaba demostrarle a Dani lo bueno que era para mí él seguía negándolo. Él seguía pensando que no debería estar allí y que lo mejor para mí era que me alejara. Estaba tan empeñado en eso que nuestro fuerte carácter nos hizo discutir varias veces sobre lo que era bueno o no para mi vida. A veces no podría creer que fuese tan cabezota, pero nadie podía compararse con la rudeza mental de una "Cullen Black".

Había salido a la playa, a veces me agobiaba tanto la situación que tenía que salir de esa casa. Estaba segura de que Dani no mejoraba porque estaba empeñado en que no podría y seguro que si mentalmente no se impidiese nada podría lograr algún movimiento más. Y estaba segura porque con los ejercicios de rehabilitación a mí cada vez me costaba menos moverle la pierna, ¿tendría que ser una buena señal no?

Flashback


-Venga Dani, ¿puedes hacer el esfuerzo de una vez?- levantaba su pierna para entrenar. 

-Helena, por más que quiera no puedo, a ver si lo aceptas ya, no voy a levantarme de aquí nunca y deberías empezar a admitirlo

-Quizás eres tú el que debería empezar a admitir que no estás haciendo nada

-¡No puedo Helena!

-¡No te esfuerzas!

-¡Claro que lo hago! ¡¿crees que quiero estar asi?! ¡¿crees que te lo mereces?! ¡no te mereces a alguien así Helena!

Fin del Flashback.

Suspiré, al fin y al cabo, por mucho que yo intentase que recuperase la movilidad eso no iba a pasar si él no quería. Apoyé mi espalda contra uno de los árboles que había a pie de playa, realmente no sabía como hacerle ver lo mucho que le quería, lo bien que me hacía tenerle en mi vida, lo feliz que era simplemente por él estaba cerca... y lo sola que me hacía sentir cuando no quería poner de su parte.

Pov: Daniel

Estaba mirando por la ventana. Era insufrible estar así, sin poder moverme, sin valorar nada porque ya no le encontraba sentido. Helena era la mujer perfecta. Por supuesto que era la mujer perfecta. Pero no podía anclar su vida a alguien que no pudiese valerse por sí mismo, y menos ahora que se había empeñado en dejar de crecer en vez de buscar solución a su parte sobrenatural fallida.

Suspiré con mezcla de bufido, estaba tan harto de todo. Quise pegar una patada a la pared y me invadió la rabia porque ni siquiera podía hacer eso. Entonces, sin saber muy bien como, sentí dolor en la punta de los dedos de mi pie derecho y pude ver que mi pierna se había movido, ya no estaba donde estaba antes.

Pov: Helena

Sentí que alguien se acercaba. Ya no podía distinguir quien era tan fácilmente como antes, así que directamente ni siquiera me moví.

- Creo que pasas demasiado tiempo torturándote aquí - era la voz de Sam- ni siquiera es tu culpa lo que le ha pasado, tampoco es culpa suya. Simplemente pasó porque la gente sale herida de las guerras. Vais a acabar estropeando lo vuestro

- Pero Sam, es que ya no se qué hacer... lo intento, y vuelvo a intentarlo, y sigo intentado que él vea que es lo mejor para mí, que me da igual si anda o no, intento que vea que es él mismo el que se pone límites y no me sirve de nada

- ha movido la pierna - soltó, sin más

-¿¡qué!?- exclamé sorprendida- ¿que dices Sam?

- Creo que ha intentado pegarle un patada a la pared y ha movido la pierna - me levanté sin más y me dirigí a casa. ¿Daniel era idiota? ¿no hacia el esfuerzo cuando yo le ayudaba pero si para pegarse con las paredes? Entré en casa como un torbellino

-Daniel, ¿a qué estás jugando? - él me miró sin entender a que me refería- ¡¿no haces el esfuerzo conmigo de hacer tus ejercicios pero te dedicas a pegarte con las paredes?!

- yo también me alegro de haber podido por un instante mover la pierna- me reprochó

-¿por un instante? ¿se puede saber que dices?

- ha sido momentáneo -dijo él- no puedo moverme Helena

- sí puedes, llevo mucho tiempo pensado que eres tú mismo el que se impide mejorar

- ¿crees que me quiero quedar así? -dijo elevando el tono de voz

-no, creo que no haces nada para remediarlo, simplemente te empeñas en pensar que no te merezco en vez de esforzarte

- no voy a volver a discutir contigo sobre algo que hemos hablado mil veces

- ¡no es discutir! ¡es escucharme! ¡que me da igual!- dije ya histerica

- ¡pero a mí no! -me dijo él - ¡me niego a que desperdicies tu vida a mi lado!

- ¡eres un egoísta!

- ¿¡yo!? - dijo el frunciendo el ceño - ¡egoísta tú que no quieres volver a ser sobrenatural! -quise matarle porque nadie, excepto él y Sam sabía que yo pensaba eso -  no voy a dejar que voluntariamente pongas fin a una vida eterna y menos si es para vivirla conmigo ¿qué voy a darte Helena? ¿paseos empujando mi silla de ruedas? ¿ayuda para moverme de la silla al sofá o del sofá a la cama? ¿que me sirvas la comida? ¿tenerte de asistenta? no puedo hacerte eso

- yo quiero hacerme eso - le dije- quiero mi vida contigo a cualquier precio

- vuelve a ser inmortal -me dijo él

- levántate de la silla - dije firme

- ¡no puedo Helena!

- hazlo por mi -supliqué. Daniel me miró, como implorando que no se lo pidiese así, como sin saber que hacer. Puso sus manos en los brazos de la silla y vi como se disponía a hacer fuerza. Seguí observándole, animándole a levantarse. Con esfuerzo consiguió ponerse de pie pero sin soltarse de la silla. Me aproxime a su cara- sabía que podías hacerlo

- voy a caerme - me dijo temblando

- pero lo has conseguido, podemos hacerlo - le di un corto beso en los labios, el cerró los ojos y sin abrirlos añadió

- no puedo, Helena- y tras eso cayó al suelo

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola! no se si alguien seguirá ahí, supongo que después de este abandono todos se habrán marchado.
Siento haber dejado esto de lado, pero he tenido demasiados cambios en mi vida y me centré en la familia, mi carrera y el trabajo, sé que no es excusa pero es lo que pasó.

He seguido cultivando la escritura en otra cuenta, escritura de microtextos y poesía que podéis encontrar en mis blogs: alilre.blogspot.com.es - nueveden0viembre.blogspot.com.es y en mis redes sociales: twitter: @alilre - instagram: @alilre - youtube: alilre

Me he propuesto acabar la historia, por si alguien sigue queriendo leerla, por si alguien vuelve, por si alguno todavía estáis ahí. Porque la historia merece su continuación y su final. Espero que os guste.

Espero que estéis bien.

Un millón de besos y abrazos. Un millón de gracias por el apoyo que me habéis dado siempre.

jueves, 28 de mayo de 2015

Capitulo 71.

Pov: Helena

Parecía que Daniel mejoraba poco a poco, al menos eso decía mi abuelo, y alguna de las máquinas que había estado rodeándole ya habían desaparecido. Tenía tantas cosas que decirle atrapadas en la garganta que no sabía ni como empezar, y mucho menos sin saber si me escuchaba. Mi abuelo no paraba de repetirme que si, que me escuchaba a la perfección, pero no escuchar su voz como respuesta era casi insoportable.

La familia de Dani estaba destrozada, pero esos niños hacían sonreír incluso cuando te dolía la cara al hacerlo. Entré en la habitación con Dani y me quedé observándolo no sé bien cuanto tiempo, sólo con la certeza de que esa imagen no se me borraría nunca de la cabeza. Me acerqué a él y me senté, después pegué mi frente a la suya y llevé mi mano a su cara. Lo necesitaba tanto, lo quería tanto.

- No puedes fallarme- le susurré- por favor, quédate conmigo. No puedo darte los motivos suficientes cómo para que yo sea tu mejor opción, pero por favor, elígeme. Si es verdad eso que dicen de que cada persona tiene a su otra mitad por alguna parte del mundo, por favor, sé tú mi mitad.

Pov: Daniel

Verdaderamente podía sentir la frente de Helena contra la mía, y su mano en mi cara. sentía como su respiracion estaba golpeando mis labios. Qué diablos, podía sentir sus labios cerca de los míos. Y deseaba más que nada en este mundo poder tocarle.

- estás preparado papá- dijo a lo lejos la voz de Hugo- siempre supe que podrías con esto

- cuida de mi mami como sólo tú sabes- escuché a Daphne en apenas un susurro. quisé decirles algo, pero cuando quise darme cuenta acababa de abrirlos ojos para encontrarme la cara de Helena a un centímetro de la mía. Tenía los ojos cerrados y sus mejillas mojadas.

- te quiero- dije. Sonó mucho peor de lo que esperaba que se escuchase mi voz. y me costó muchisimo hablar, pero valió la pena tan sólo por cómo se iluminó la cara de Helena

-Pensaba que no te volvería a oir nunca- dijo ella llorando y agarrándome la cara con sus manos. Quise acercarla a mi, estrujarla, abrazarla mas fuerte que nunca. Porque yo también pensaba que no volvería  a verla, porque fue ella la última imagen y persona que me vino a la cabeza cuando sentí la bomba, y porque pensaba que iba a fallarle cuando le prometí que volvería para ser su esposo. Pero no pude. No fui capaz de mover un sólo brazo, un dedo. Y entonces me dí cuenta de que Helena estaba sobre mí y yo no podía sentirla.- llamaré a mi abuelo- dijo antes de salir corriendo de la habitación. ni siquiera noté que se había separado de mi, tan solo pude girar la cabeza para ver cómo ella salía de la habitación gritando que me había despertado. Creo que todos estaban esperando algo así, porque en seguida mi familia estaba en la habitación hablandome a la vez, y llorando

- estoy..algo..aturdido- fue lo único que pude responder a todas sus preguntas, y además, mi voz sonaba aún más horrorosa que antes. Pensé desesperadamente en que necesitaba hablar con Edward, que necesitaba tranquilidad y que respondiese a mis preguntas de por qué no sentía nada de cuello para abajo cuando hace unos días había movido la mano. A los pocos minutos Edward pidió algo de intimidad para poder revisarme y consultar todas mis constantes.

- parece que todo está en orden- dijo Carlisle tras explorar mis pupilas

- no todo está en orden- me quejé- y lo sabeis. ¿por qué no puedo moverme?

- me referia a los signos vitales- dijo Carlisle

- creemos que el impacto te dañó la columna y por eso... por eso estás en este estado y no puedes mover un sólo músculo de cuello para abajo- añadió Edward

-pero yo... yo moví la mano, apreté la mano de Helena- dije frustrado

- así es- dijo Carlisle- es lo que más extraño nos resulta. normalmente, cuando un paciente que podía afectuar movimiento estando en coma despierta su movilidad no resulta afectada pero.. pero parece que tu has perdido la capacidad de controlar los movimientos

- ¿y me voy a quedar en una cama para siempre?- no sé si el tono fue más de pregunta o de una afirmación amarga

- no podemos saberlo- dijo Edward

- yo diría.. que quizás con rehabilitación, con algo de ejercicio es posible recuperar la movilidad- Carlisle me miró- no puedo asegurartelo, pero si ya has movido partes del cuerpo significa que no está afectada tu columna vertebral de manera irreversible, quizás sólo sea temporal

- asi que...solo puedo mover la cabeza..-dije más para mí mismo que para alguien más. creo que en ese momento se me empezó a caer el mundo encima. Todas mis promesas hacia Helena se quedarían en nada. Ya no podría darle nada de lo que ella esperaba de mí. Edward y Carlisle salieron de la habitación, y supe que Helena no tardaría en venir. Entró y juraría que mi corazón se aceleró al mirarla.

-¿qué ha pasado?-dijo ella- no han querido decirme nada pero los conozco demasiado como para saber que algo no va bien

-Helena..yo..-no sabía como decírselo- te he fallado- ella se sentó junto a mi en la cama

-no digas eso- agarró mi mano y no pude sentir nada. yo miré nuestros dedos entrelazados y ella frunció el ceño, supongo que al ver que no le devolvía el apretón

-¿qué te suce..?- no llegó a acabar la frase, supongo que atando cabos en su cerebro

- no puedo sentirte- le dije- no siento tu mano, no siento tu calor a mi lado-intenté sonar fuerte- no siento nada de cuello para abajo- supe que ella estaba intentando ocultar su cara de horror- tus abuelos no saben si voy a poder moverme alguna vez, dicen que quizás con rehabilitación o algo así- la miré en silencio, pensando en todo lo que no podría darle- Helena, creo que nosotros deberíamos..olvidarnos

-¿también te ha afectado al cerebro?- dijo ella antes de que yo pudiese continuar

-no, es...Helena, no puedo darte nada. soy como un muñeco

-Daniel, te quiero- me miró a los ojos- con quererme tu a mi ya me lo estás dando todo- me acarició la cara- voy a estar contigo, siempre, te recuperes o no. Yo no quiero perderte. Quiero una vida contigo. Mi vida contigo- la miré. ¿Cómo decirle que no a algo así? ¿cómo fallarle a mi hijo? ¿a la suya?  Simplemente bajé la mirada sin saber que decirle y ella me dió un beso- si lo que necesitas es rehabilitación haré contigo todos los ejercicios del mundo.

- Helena...- mi voz ronca no es que diese muchas esperanza de vida o de futuro, pero necesitaba decirtelo- ¿qué puedo aportante que no pueda aportarte cualquier otra persona del mundo?

-todo- contestó ella sin dudar

-nada- respondí yo

- entonces prefiero tu nada, antes que el todo de cualquier otra persona.

---------------------------------------

Pov: Helena

Había pasado un mes desde que Dani despertó. A las dos semana recuperó la movilidad del tronco, pero aún no podía sentir nada de cintura para abajo.

No es que Dani estuviese especialmente contento, pero yo sabía que al recuperar parte de la movilidad se había instaurado en él una pizca de esperanza de poder recuperar la movilidad de las piernas tambien. En cierta manera, se le veía feliz jugando con sus sobrinos a las persecuciones en la silla de ruedas.

Lo primero que hizo al saber que podía moverse fue ir al cementerio. Yo fuí con el y era la primera vez que volvía allí después de tantisimo tiempo. Yo miraba a Dani desde lejos. Parecía que hablaba con alguien. Se le veía tan resignado...

Y, para más índole, Dani había decidido que, aunque aún no iba a anunciarles la boda a sus padres, si les diría que teníamos casa en La Push, y que quería irse allí una temporada a desconectar de todo. yo sabía que lo hacía más por mí que por él, pero ninguno de los dos estábamos en condiciones de discutir. Así que nos dirigíamos al aeropuerto fingiendo ser todos personas normales y pasando desapercibidos gracias a que eran las 4 de la mañana.

Dani no quiso que fuesemos a nuestra casa, el estaba empeñado en que me prometió que esa casa sería para el dia que nos casasemos, y que ahora él sabía que yo no me merecía de marido a alguien como él.

El primero que vino corriendo a saludar fue Dylan, que vino corriendo y se quedó muy parado al ver a Dani así, aunque él intentó jugar a él como siempre.
Después de saludar a todos me di cuenta de que faltaba Sam. Supuse que estaría en la playa, ya que todos los días iba allí a pensar. Dije que iba a buscarle y nadie dijo nada, así que salí de casa en dirección al sitio de siempre.

- ¡Helena! - dijo la voz de Sam antes de correr a abrazarme. Lo abracé tan fuerte como pude. Lo había echado tanto de menos y necesitaba tanto ese abrazo. - ¿como estas? ¿Y Daniel? ¿os quedáis aqui? ¿estáis en vuestra casa?

-ey ey ey, Sam - dije mirándole- las preguntas de una en una- reí.- Estamos en la casa grande, Dani... bueno, no lo está llevando muy bien

-¿ qué quieres decir?- me miró preocupado

- pues... Dani ha recuperado la movilidad de cintura para arriba- lo miré- yo tenía la certeza de que la recuperaría porque él movió la mano cuando aún no había despertado, pero desde la bomba él no ha vuelto a mover las piernas, así que está convencido de que nunca se levantará de la silla de ruedas

- ¿y qué piensa que ocurrirá si no se levanta?

-que no podrá darme nada de lo que me prometió, que no merezco a alguien como él y que no tiene sentido que me case con una persona que no puede valerse por sí misma

-¿y tú que piensas?- me preguntó el

- que es el hombre de mi vida -miré fijamente a Sam- es que me hace feliz- luego volví a fijar la vista al frente- me hace tan feliz que me da igual que esté en una silla de ruedas o que le faltase algún miembro, me da igual. El ya me está dando todo lo que necesito sólo con estar a mi lado y no me importa nada más

-entonces hazselo saber- me dijo- demuestraselo, haz todo lo posible con él y por él. Y apóyale en todo a lo que se enfrente. Haz que se de cuenta que él es lo mejor que te ha pasado- sonreí y  apoyé mi cabeza en su hombro

-tenía tantas ganas de estar así contigo

- y yo tambien Helena - me miró- en el fondo siempre has sido como una hija para mí- sonreí y me dió  un beso en la frente- creo que es hora de que vaya a ver a Daniel

--------------------------------------------------------------------------

LO SIENTO LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO! MIL PERDONES POR TARDAR MILLONES DE SIGLOS EN SUBIR CAPITULO :(
 ESPERO QUE SIGAIS AHÍ Y INTENTARÉ SUBIR  MUY MUY PRONTO, DE VERDAD
MILLONES DE BESOS Y ABRAZOS :) ESPERO QUE OS GUSTE EL CAP!

lunes, 13 de octubre de 2014

Capitulo 70.

Pov: Helena

Después de una semana y media, los esfuerzos de mi abuelo Edward y Carlisle habían conseguido que Dani estuviese estable. Eso me habría alegrado si no fuese porque estar estable dentro de la gran gravedad en la que se encontraba no era un gran avance.  Todos teníamos claro que aquel general que vino a dejar aquí a Daniel pensaba que él se moría, y sinceramente a mí alargar la espera de algo que me mataría si pasase me provocaba una gran agonía.

Sam me llamaba todos los días para preguntar cómo estaba Daniel, y en verdad eso era un gran apoyo para mí. Parecía que los padres de Dani ya me habían aceptado completamente como de la familia cuando aún ni siquiera sabían que nos íbamos a casar, porque ahora de verdad soñaba con casarme con Dani, con una gran boda con la gente a la que quería y con vestirme de blanco. Y me dolía el pecho cada vez que pensaba que existía una pequeña posibilidad de que no llegase a hacerlo nunca. 

Me pasaba muchas horas en la habitación de Dani, agarrándole la mano y, a veces, contándole momentos que habíamos vivido juntos y algunas anécdotas que él me había contado. Mi abuelo decía que eso le haría bien, que quizás escuchar mi voz le hacía despertar antes, o quizás escuchar canciones. Por eso, de vez en cuando, le ponía alguna canción suya  para que la escuchase. Los sobrinos de Dani no entendían muy bien lo que pasaba, aunque eran lo suficientemente listos como para saber que  no era nada bueno.

Dani tardó un mes en mostrar alguna señal de recuperación, al menos mi abuelo decía que ahora escuchaba su mente, aunque no eran pensamientos claros. Yo estaba deseando que un dia al coger su mano el me devolviese el apretón y, a decir verdad, nunca esperaba que fuese en ese momento. Dani me apretó la mano justo cuando, por una vez, se me ocurrió ponerle una canción mía y no una suya. Una canción mía escrita para él. Llamé a mi  abuelo casi a la velocidad de la luz y en cuanto llegó me hizo salir de la habitación. Yo  le conté a la familia de Dani lo que había pasado, y por qué mi “amigo” Edward estaba allí dentro, y por primera vez en ese largo mes pude ver algo de esperanza en sus caras.

La verdad es que estar en casa de Dani con él en una cama inconsciente era demasiado raro. Carlisle y Edward lo revisaban cada 4 horas con la esperanza de que presentase más síntomas de despertar con los medicamentos. Yo estaba subida en el poyete de la ventana. Cualquiera que me viese pensaría que estaría loca, que quería suicidarme o algo así. Pero estaba mirando la luna. Como la primera vez que salí sola con Dani. Me recordaba a él, a nuestra historia. Mi teléfono sonó y por la hora supe que era Sam.

-Hola – dije al descolgar el teléfono

- Hola pequeña –  la voz de Sam había conseguido tranquilizarme durante todo este tiempo.  Era como tener un amigo mayor, un padre al que pudieses contarle todo sin que se tensase cada vez que le hablas de amor.

- ¿Cómo está hoy? ¿Alguna mejoría?

- todo sigue igual- dije- mi abuelo dice que va mejorando porque puede oírle, pero… ¿sabes? Cuando eres totalmente humana que alguien te diga que lo escucha pensar tampoco es que consuele mucho

-pero si ahora lo escucha y antes no… ¿será una mejoría no?

- ¿pero que nos hace pensar que las personas que están al borde de la muerte no piensan? Ninguno de nosotros hemos muerto y no podemos saberlo

- bueno, tu estuviste muy enferma cuando tu embarazo  ¿no?

- si…pero no recuerdo nada- respiré hondo- sólo recuerdo estar trabajando, y luego despertar y que Dani me explicase el riesgo de mi embarazo

- ¿cómo fue?-  no me esperaba esa pregunta, y a decir verdad, era la primera persona que me preguntaba algo así

-¿enterarme de que Daphne se iba a morir de todas formas?

-afrontarlo- dijo él- afrontarlo absolutamente todo, desde…desde lo de mi…hijo, hasta que volviste a Forks a enfrentarte a tu pasado

- creo que nunca pensé en cómo lo afrontaría. Me fui porque no tenía el valor de decírselo a mis padres, porque no quería problemas en la manada aunque aún así los creé- respiré hondo de nuevo- conocí a los chicos más maravillosos del mundo y estuve acojonada pensando que se irían cuando descubriesen mi embarazo. Me fui enamorando sin quererlo de Dani, me fui enamorando tan perdidamente que deseaba haberlo conocido antes, porque él nunca iba a fijarse en una cría de 17 años embarazada. Pero  nunca, nunca se iba. ¿sabes la de veces que me hacía sonreír? Incluso cuando me dolía el pecho por echaros de menos, me hacía reír. Y… recuerdo lo claro que fue diciéndome que Daphne tenía un problema de corazón y que el médico le había dicho que acabase con mi embarazo. Recuerdo cómo me miró cuando era misma noche le hable de vosotros. Y como en vez de huir, al día siguiente apareció con un vestido de bebé, chucherías y muchas, muchas ganas de escuchar todas mis historias. No sé de dónde saqué las fuerzas para afrontar que Daphne se moría, solo sé el día y hora exacta en la que me rompí. Y aún puedo sentir como sus brazos me rodearon el 2 de septiembre a las  5 menos 20 de la mañana.  Lo ví desvivirse por mí los siguientes meses y cuando yo pensaba que nada iba a hacerme mejorar me llevó a casa. Él me llevó a casa. Aún después de habernos dicho que nos queríamos pero no dejarle si quiera que me besara. Y me siento la peor persona del mundo por todas las dificultades que le he puesto, y  me arrepiento de no haberle dicho más veces que le quiero, que daría absolutamente todo por él, que voy a partirme el pecho por verle sonreír. Que no puede morirse – había empezado a llorar hace rato- Sam, no voy a salir de esta como pierda a Dani… esta vez no…

-Helena… no debí haberte preguntado- dijo él- no vas a perderle, te quiere demasiado como para perderle, no se va a dejar morir

-Sam…- suspiré fuerte intentando retener las lágrimas- creo que nunca te lo he dicho y.. ahora que ya he cumplido los 20 años, va siendo hora de dejar claro lo que siento. Necesito un abrazo, necesito un abrazo tuyo Sam- Supe por como escuchaba la respiración al otro lado del teléfono que Sam intentaba no llorar

-Prometo que si no vuelves pronto iré a buscarte- sonreí al escucharle

- y yo te prometo que siempre serás mi otro padre-sonreí- y si Daniel sale de ésta, serás el tercer abuelo de mis hijos, y eso no te lo va a quitar nadie.

Pov. Daniel

Deseaba volver a España. Acabar con toda esta guerra en la que veía morir a gente a mi alrededor y me atormentaba pensando que faltaría a la promesa de volver a casarme con Helena. Recuerdo el estallido de algo contra mí, y dolor. Mucho dolor y luz. Y después todo, absolutamente todo negro. Y una voz que no entendía nada hablándome a lo lejos. Y no sé cuanto tiempo pasó hasta que escuché esas dos voces claras y a mi lado. Y juro qe quise llorar cuando supe de quienes era. Y lloré al abrazarlos. Allí estaba con esas sonrisa de olluelo izquierdo inconfundible. Hugo. Mi pequeño Hugo.

-papá- dijo. Cómo lloré al abrazarlo. Había crecido. Yo no sé donde estaba, pero mi hijo había crecido como si en verdad nunca se hubiese ido. – papá- sus pequeñas manos me limpiaron las lágrimas que salían de mis ojos- tienes que ser fuerte, porque antes de irte me dijiste que te ibas a casar con Helena. Sólo tengo 4 años, pero te he estado escuchando cada vez que vas a llevarme flores- él sonrió- Helena y tú teneis que casaros, a Daphne y a mí nos gustaría

-¿Daphne? – lo miré sorprendido- ¿está aquí Daphne?

-si, siempre está conmigo-el sonrió ampliamente- le enseño a hablar, y a andar. Es una hermana genial

- creo…Hugo, ¿Dónde estamos? ¿estoy muerto? ¿la guerra me ha ganado?

-nada de eso- él negó- Daphne y yo sólo estamos en tu cabeza. Nos ha costado mucho que nos escucharas, estabas como perdido hasta que Helena te puso su canción

- genial…entonces…estoy soñando ¿no? No sois reales, sólo estais en mi cabeza

- Estamos en tu cabeza-dijo él- pero somos tan reales como tú- él miró hacia su derecha y una pequeña niña de dos años llegó. Tenía los ojos de Daphne, estaba claro que era Daphne. Y yo no sabía si me estaba volviendo loco

- Hugo… no entiendo nada

- no tienes que entenderlo- dijo él- tienes que sentirnos. Estamos aquí –señaló mi corazón- como Helena. Edward puede escucharnos en tu cabeza. Y Helena está esperándote.

- si, mi madre te quiere mucho- dijo Daphne- Y Hugo y yo queremos que vuelvas. Queremos tener un hermanito.

- me estoy volviendo loco- dije- me estoy muriendo seguro

- no- dijo Hugo- están haciendo todo lo posible para que te despiertes

- ¿y por qué no me despierto?

- no estás listo- dijo Daphne.- por eso hemos venido. Por eso estamos aquí

- hablas como tu madre- sonreí- no te entiendo nada

- papá- Hugo me miró fijamente- nosotros no podemos volver, no podemos quedarnos como puedes hacer tú. Pero ninguno de los dos está preparado para irse- se encogió de hombros- los dos queremos veros felices. Yo porque Helena te ha hecho volver a sonreír, Daphne porque tú haces feliz a Helena. Sabemos que estaremos preparados para irnos cuando vosotros estéis felices

- ¿iros a donde?

-estamos muertos- dijo Daphne- irnos. Descansar en paz, como decís vosotros.

-¿ y yo?

- tú tienes que volver- dijo Hugo- si quieres. Puedes volver con Helena. Nosotros queremos que hagas eso. Y tan sólo tienes que querer, estar listo para volver

-¿y qué pasará con vosotros si vuelvo?

-no podrás vernos, ni oírnos- dijo Daphne- pero siempre estamos. Nos gusta veros reír

-¿ y como…?

- ¿Cómo vuelves?- dijo Hugo- fácil. Deseándolo con todas, todas tus fuerzas

-ya lo hago- dije yo

- no- sonrió Daphne- ahora no lo haces, no quieres perdernos. Pero no podemos quedarnos y…tienes que decidir que quieres hacer, si quieres volver con mi madre, o si quieres irte para siempre. Pero no harás ninguna de las dos cosas hasta que no lo decidas de corazón.

-----------------------------------------------------------------------------------------
Aqui os dejo otro cap! espero que os guste, intentaré subir lo más pronto que pueda, lo prometo :)
muchos besos, cuidaros muuuuuuchisimo

jueves, 28 de agosto de 2014

Capitulo 69.

Pov: Helena

Segundo mes sin Dani, y primer mes sin saber nada de él. La prensa ya empezaba a hablar sobre la ausencia de Dani, sobre verme en apariciones públicas sin él, y empezaban a especular sobre ciertas rupturas de una relación que ninguno de los dos había confirmado.

Tenía un mal presentimiento y creo que todos lo podían notar. En este tiempo, lo cierto es que me había acercado mucho a Sam. Creo que él intentaba compensar el daño hecho por su hijo y aún no aceptaba que yo le dijese que no tenía nada que ver, y que ellos no tenían culpa de nada.

Justo esa misma tarde sonó mi teléfono. Sonreí al ver un número desconocido y pude ver como Sam sonreía desde la otra punta de la casa al mirarme. Por fin iba a hablar con Dani y, al descolgar, escuché la voz de una chica.

-¿Helena?-dijeron al otro lado del telefono. Apenas reconocí esa voz ahogada, pero esperaba que no fuese quién creía que era

- soy yo- dije, y me cambió la cara. Sam frunció el ceño mirándome.

-Soy Cristina-dijo la otra voz- Helena, no sé dar malas noticias y siento si soy un poco brusca, pero acaban de llamarnos del ejército y.. Dani está muy herido y van a trasladarlo aquí a España- los ojos se me inundaron de lágrimas

-¿cuándo....?- logré articular

- no lo sé- dijo ella llorando al otro lado- sentía que debías saberlo

-iré...iré en el primer vuelo- dije. Era la primera vez que me costaba tanto no romperme delante de todos. Colgué el telefono y corrí hasta mi habitación. cogí una pequeña maleta y guardé algo de ropa. Bajé de nuevo, deprisa para no tener que explicar nada y no romper a llorar, pero al llegar allí vi a toda mi familia Cullen en la puerta

- he tenido una visión -dijo Alice- nos vamos contigo

- Lleva vigilando a Dani desde que se fue- dijo mi abuelo Edward- lo sabemos todos- Sam me abrazó por la espalda y, a pesar de susurrármelo lo pudieron oir todos seguro

-todo saldrá bien- dijo Sam- no tardes en irte, y en llamar cuando sepas algo- yo asentí  y nos dirigimos al aeropuerto. Gracias a los encantos de mi abuelo nos vendieron tantos billetes para mi familia Cullen y mis padres. Yo no dije nada en todo el viaje y al llegar a España pensé en el camino a la casa de los padres de Dani para  no tener ni siquiera que conducir. Mi familia me dejo justo en la puerta con un coche para no llamar la atención y ellos fueron a alojarse a un hostal cercano. Al llamar a la puerta la madre de Dani me recibió con los ojos rojos e hinchados. Me abrazó tan fuerte que creo que eso me hizo romperme un poco más por dentro. Me invitó a pasar y a instalarme en la misma habitación que las otras veces que había ido. Fui a colocar la poca ropa que había traído y pude escuchar a Cristina hablando con alguien de voz ronca

- me da igual lo muy sargento o general que sea- dijo ella- ¿por qué lo traen a casa y no a un hospital? ¿piensan que va a morir y por eso lo traen con su familia? ¿y qué es eso de que en el hipotetico caso de que se cure tiene que volver a irse? ¿está loco?

-mire, señorita -dijo aquel hombre- no tengo que darle explicaciones de nada, Daniel Hernández hizo un juramento y si sobrevive volverá a la guerra, ahora, disfrute del tiempo con el -dijo para luego marcharse. senti romperme aún más, si Dani se moría yo no saldría de esta, porque no podía soportar otra pérdida. Salí de la habitación y me encontré a Cristina con los ojos rojos.

-conozco un buen médico, es amigo de la familia y ha venido conmigo desde Forks-dije sin apenas darle tiempo a  abrazarme- podría venir y verle- Cristina me abrazó tan fuerte como pudo y yo respondí a su abrazo

- espero que todo salga bien- dijo ella- porque no merecéis este final- después ella bajó las escaleras y yo fui hacia la habitación de Dani. Entre y me fijé en todas sus facciones y en su cara magullada, al parecer había sufrido un ataque con armas de fuego o incluso un bomba. Me acerqué a la cama y sin poder contener las lágrimas le hable

-tienes que ponerte bien- le dije-¿acaso piensas dejarme viuda antes de la boda? Todos están esperando a que des la noticia- sonreí para mi misma imaginándome vestida de novia y del brazo de Dani- y....bueno, yo me he hecho ilusiones Dani, quiero casarme contigo...Dani, te necesito aqui, te quiero- cuando escuché unos pasos aproximarse me limpié las lágrimas y sali de la habitación. Luego decidí llamar a mi abuelo

-Dime que pasa Helena- me dijo él nada más descolgar

-Dani está horrible- dije- lo tienen en casa y necesito que le cures....por favor, venid Carlisle y tú- no hizo falta que le dijese nada más, pues pude notar como se ponían en camino. Yo salí al patio donde me encontré con el marido de Cris, y que esperaba que con un poco de suerte pronto fuee mi cuñada

- ¿cómo estás?-dijo él, yo me encogí de hombros sin saber que responderle

- ¿cómo se está en estos casos?- dije yo

-¿sabes?- me miró- Desde el momento en el que pusiste un pie en esta casa supe que Dani y tú os amabáis. Sé que ahora empezabais a ir en serio- se quedó callado y luego continuó- llevo saliendo con Cristina desde los 13 años, y déjame darte un consejo como el hombre más enamorado del mundo- hizo que lo mirase a la cara- Cuando Dani se ponga bien, aprovechad todos los momentos juntos, casaros, amaros, viajad, tened hijos, sed felices, no hagais que algún día podais arrepentiros de lo que no os dijisteis- luego volvió a guardar silencio- mejor te dejo sola, supongo que necesitas pensar porque se te ve en los ojos que le estas dando vueltas a todo lo que no le has dicho- y tenía razón, nunca le había dicho que lo amaba, que quería pasar mi vida con él, irnos a vivir juntos y marcharnos cada vez que pintásemos nuestra casa, quería atarme a él cada segundo de mi vida y, sobre todo, quería que tuviesemos nuestra familia, que un día unos ojos nos sonriesen desde una cuna y por fin ver crecer a alguien que llevase algo nuestro en él.

-----------------------------------------------------------------------------------

aqui os dejo un mini-cap, se que es muy cortito pero mi internet no está colaborandoo en que suba caps, así que si no mejora tendré que subir poco a poco los capitulos ¬¬

espero que os guste, comentad pliiiiis!!!

viernes, 4 de julio de 2014

Capitulo 68.

Pov: Helena

El primer mes sin Dani fue insoportable. Había hablado con él apenas dos veces, las dos veces que había podido contactar con alguien. En verdad, no sé como podían aguantarme cuando no me soportaba ni yo misma. Era la primera vez que me faltaba Dani y no precisamente por algo que hubiésemos decidido, porque esta vez, ninguno de los dos había pedido distancia, ni tiempo, ni nada por el estilo.

Salí a dar un paseo y acabé sentada en una piedra. Respiré profundo el aire de La Push, en el fondo, lo había echado de menos aunque ya no pudiese apreciarlo tan bien como antes. Estaba tan metida en mis pensamiento que no me di cuenta que Sam había llegado allí hasta que no carraspeó varias veces. al verle le sonreí y le hice un hueco para que se sentase conmigo.

- he pensado que quizás necesitases hablar- me dijo- no es que sea tu mejor amigo, pero mejor yo que tu padre ¿no?- dijo riendo- con tu padre corres el riesgo de que vaya a partirle las piernas a alguien- yo reí

- contigo se puede hablar- dije mirándole

- ¿te duele echarle de menos?

- me siento vacía sin él- miré al horizonte- como si entonces ya no encajase en ningún sitio...como si... como si él fuese el único lugar al que pertenezco- Sam me miró durante un instante y respiró profundo

- Si no fuese por eso de que no puedes transformarte y ahora se supone que eres totalmente humana…te diría que te has imprimado

- ¿nunca habéis pensado que es posible sentir algo parecido aunque no sea sobrenatural?-dije mirándolo, pues yo sentía tanto por Dani que me costaba creer que se pudiese querer más

- A decir verdad..-dijo él- siempre he pensado que el amor humano es tan fuerte como el sobrenatural- me miró- yo..bueno, ya sabes mi historia con Leah- asentí-nunca pensé que se pudiese sentir algo más por alguien, y estoy seguro de que si no hubiese conocido a Emily, Leah sería la persona indicada, en el momento indicado

- ¿alguna vez te arrepentiste de haberla dejado?-dije curiosa

- Me torturé-dijo-yo encontré en Emily la persona que simplemente con respirar me lo daba todo, me lo da, pero Leah había sido para mí algo más que el primer amor y estuve torturándome por lo que le había hecho hasta que ella conoció a alguien que le hizo feliz- me quedé pensativa, mirando al horizonte y tras reflexionar un poco rompí el silencio

- ¿sabes por qué no quiero volver a tener mis poderes?-dije- porque he encontrado la forma de ser realmente feliz, porque por primera vez en mucho tiempo puedo decir que sé dónde está mi felicidad, y porque podría decirse que nunca antes he conseguido sentir tanto- respiré profundo- despertar mi parte sobrenatural sólo me llevaría a volver a atascarme en el tiempo, a que no hubiese ni una sola modificación en mi, a bloquearme mientras veo como Dani va envejeciendo poco a poco y me doy cuenta de que no puedo darle lo que se merece. Y lo peor de todo, volver a ser sobrenatural implica volver a tener la posibilidad de imprimarme,  y eso conllevaría a destrozarle la vida a Dani, y a mí, porque nunca podré dejar de quererle

- ¿y si fuese él tu importa?-me preguntó- cuando lo conociste tenías aún poderes de vampiro, pero hacía demasiado que no comprobabas si tu naturaleza licántropa seguía ahí. ¿Y si fuese él?

- ¿y si no lo fuese? No quiero arriesgarme a perderle-dije- por primera vez sé que quiero estar todo el tiempo con alguien, no me importa envejecer ni nada de eso, a pesar de que ninguno de nosotros está acostumbrado a ver como la edad hace estragos en nosotros, porque todos estamos malditamente congelados así, con una apariencia de alguien que no supera los 30 años, teniendo que ocultarnos porque  nada de esto es normal, porque nadie puede enterarse  de que hay personas que estarán toda la vida atascados en una forma corporal. Por primera vez tengo claro que quiero enlazar mi vida con alguien que me vea crecer, que vea como me voy desgastando y aún así siga pareciéndole perfecta, alguien que algún momento de su vida tenga que ayudarme a caminar. Alguien que, desgraciadamente, alguna vez tenga que llevarme flores a una lápida con mi nombre, pero sonría porque sepa que viví como quise, feliz y con alguien que de verdad sintió por mi. Y  por eso no quiero que mi padre siga buscando como volver a parar a mi crecimiento. Pero no tengo el coraje necesario para decírselo, no tengo el coraje de ir a decirle que lo deje estar, porque en el fondo es pedirle que deje de luchar por tener a su hija siempre al lado, y yo sé lo que se sufre cuando la pierdes.

- No sé qué decirte Helena- se quedó mirándome- no me gustaría nada eso de verte envejecer porque.. me he acostumbrado tanto a que ninguno lo hagamos que verte hacerlo no me alegraría. Se que puede sonar egoísta,  pero eres lo más parecido a una hija que tengo y… bueno, Daphne fue lo más parecido a una nieta que voy a tener y..bah, no sé ni explicarme. Supongo que eso solo puedes decidirlo tú, y los demás tendremos que estar conformes con lo que elijas, ¿no te ha ido mal con tus elecciones no? Y, después de todo, te mereces ser feliz

- Sam..¿sabes? a veces piensas igual que yo-dije- sé que estuviste años torturándote y.. yo también lo hago- lo miré- no me arrepiento absolutamente de nada de lo que he hecho, no me arrepiento de haberme largado de aquí porque realmente lo necesitaba pero.. pero a veces pienso que he hecho cosas que ciertas personas no se merecían. Al largarme provoqué que ni tú, ni Emily, ni mis padres conocieseis a vuestra nieta, largarme sin decir nada sólo ha provocado que aquí haya enfrentamientos continuos entre mi hermano y tu hijo y.. sobretodo he metido a gente en medio de esta locura sobrenatural cuando en el fondo se merecían tener una vida humana totalmente ajena a todo esto y tranquila

- Helena, es verdad que me hubiese encantando conocer a Daphne, pero sé realista, tu hermano y Carlos se hubiesen seguido matando el uno al otro aunque estuvieses aquí, Aitor encontró el amor en Eli, y mirálos ahora viviendo una vida humanamente posible, porque Eli nunca ha manifestado la conversión en licántropa, mírate a ti, que has conocido a Dani, y es la persona que te ha dado fuerzas para afrontar todo esto, y creéme, aunque tu padre no quiera reconocerlo, en el fondo es tremendamente feliz cuando te ve con Dani, porque se te ve feliz a ti

- Dani no está

- Te vas a casar con él- dijo- Dani va a volver, y parece mentira que no lo  sepas

- Sé que Dani va a hacer todo lo posible por volver, pero lo conozco tanto, que sé que se está torturando más por cómo este yo aquí sin él que por proteger su vida allí, y no puedes estar en una guerra pensando en otra cosa que no sea sobrevivir

- Y claro, tu eres la más indicada para decir que en medio de las batallas no piensas con el corazón en vez de con el cerebro

- Si es por lo de los vulturis, volvería a irme con ellos mil veces antes de que le tocasen un solo pelo a Dani

- Y es lo que Dani estará pensando allí-me dijo- por supuesto que tendrá la cabeza aquí, pensando en ti, el amor de su vida, en como le has dicho que te vas a casar con él. Seguro que está maquinando alguna de las suyas para que nunca olvides el día de vuestra boda, pero al fin y al cabo, está allí porque pensaba que morir protegiendo a la gente era una bonita forma, y hasta eso le honra, porque quizás, en su situación de verse culpable de la muerte de un hijo sin de verdad serlo, quizás yo no hubiese elegido como él, y quizás hubiese acabado con mi vida de la forma más cobarde que encontrase. Además- me miró intentando parecer tranquilo- ¿ acaso un humano que sobrevive al ataque de unos vulturis no va a volver de una guerra de pacotilla?

- Tienen armas de fuego- dije medio riendo

- Eso no es nada comparado con los doctores Cullen-dijo él- que sabes perfectamente que recorrerían medio mundo por salvar el motivo de tu sonrisa- yo sonreí, quizás Sam estaba en lo cierto y por una vez tocaba que las cosas saliesen bien.

---------------------------------------------------------------------------------------

aqui os dejo otro cap, espero que os guste! :) comentad pliss! cuidaros, besos!


sábado, 21 de junio de 2014

Capitulo 67.

Pov: Helena

Al salir de la ducha le cedí el turno a Daniel. Vi que todos estaban serios y fruncí el ceño

-Ethan- dije sentándome a su lado -¿qué pasa?

-nada... ¿qué va a pasar?-dijo él

- que sea humana no significa que sea tonta- dije- aún sé cuando estáis preocupados por algo. ¿es una visión? ¿los vulturis de nuevo?

- no no, nada de eso- dijo él- si fuesen los vulturis el resto de los Cullen estarían aquí, ¿no crees?

- si pero....

-pero nada, deja de inventarte cosas- dijo mi hermano pasandome a Dylan, sabía perfectamente que lo hacía para que no preguntase más, y él sabía perfectamente que no pararía.  A los minutos salió Dani de la ducha y vino hasta donde estábamos, pero antes de sentarse me miró.

-tengo algo que contarte- me dijo, yo fruncí aún más el ceño. Noté como él fue a hablar pero antes de nada me levanté, deje que mi hermano cogiese a su hijo y me dirigí fuera de casa. Dani vino detrás como si fuese una tontería que hiciesemos eso, pero así era como tener algo más de intimidad aunque todos escuchasen

- ¿qué ha pasado?- dije- sé que ellos lo saben

-ellos no lo saben- dijo él- al menos, no lo saben todo- respiró profundo mirando al suelo y luego me miró- nunca te lo he dicho. Cuando..cuando murió Hugo hice algo que...- quise preguntarle porque necesitaba saberlo, pero me quedé esperando a que él me lo contase- me alisté en el ejército- me dijo, de golpe- no lo pensé, simplemente sólo quería morirme y no sé, hacerlo en una guerra era una forma.. ¿bonita? No sé, no estaba pensando con la cabeza, simplemente lo hice sin pensar y...joder...

-ey ey ey, Dani, tranquilo-dije cogiéndole la cara- no pasa nada, todo va bien ¿por qué me cuentas esto?

- ya viste en la televisión lo que ocurría con los soldados españoles...-susurró

-dime que no te han llamado-dije con el corazón encogido- dime que no- él asintió sin mirarme a los ojos

- me voy a la guerra en menos de 48 horas

-no...-dije negando con la cabeza y él me abrazó- no puedes Dani...

- no pensé que fuese a pasar nunca- dijo él conmigo entre sus brazos- y mucho menos ahora que te he encontrado a ti- respiré hondo su olor, no podía creer que fuese cierto lo que me estaba diciendo

-no te creo- dije contra su pecho

-Helena lo siento- me dijo él- joder, no sabes cuanto lo siento- puso sus labios en mi cabeza- perdóname por estropearlo todo

- ¿cuándo te vas?- dije al borde de las lágrimas

-en media hora- dijo él- tengo que volver a España antes de irme con el ejército- le abracé fuerte.- quiero..quiero despedirme de tu familia- dijo él. Supe que todos lo habían escuchado porque salieron a despedirse de él. Cuando vi a mi padre y mi hermano abrazándole supe que en verdad, después de todo, había aceptado que Dani ahora era parte de mi. Yo rompí a llorar silenciosamente cuando mi hermano pasó su brazo por encima de mis hombros. Dani acabó de despedirse de todos, y después de mirarme con ojos de súplica, besó mi frente y se dirigió hacia su moto, que estaba aparcada unos metros más allá. Estaba a punto de montarse cuando ya no pude más.

-¡Dani!- grité quitándome el brazo de mi hermano de encima, él se giró a mirarme-  Dani, si quiero- dije- si quiero sacarme contigo- el tiró su mochila a un lado y caminó hacia mí, corrí hacia él y lo abracé más fuerte que nunca- te quiero- dije. Dani me besó casi con desesperación, como nunca antes lo había hecho y menos delante de toda mi familia

-te prometo que vuelvo- me dijo- vuelvo y me caso contigo, esto no me lo jode nadie- cogió mi cara entre sus manos- te quiero Helena, te quiero muchisimo- después de despedirnos me quedé ahí, quieta y mirando hacia el lugar por el que había desaparecido Dani

- he querido partirle las piernas- escuché la voz de mi padre a mi lado y medio reí- besar así a mi hija y.. delante de mi.. creo que aún no le ha quedado claro que soy un lobo gigante- miré a mi padre con media sonrisa en la cara por sus ocurrencias- yo también voy a extrañarle- me miro- no sé si tú te darás cuenta, pero cuando está cerca de ti es como si irradiases felicidad. Nunca te he visto así con una persona

-nunca he sentido así por una persona- le respondí- no sé si.. no sé si esto debería saberlo un padre -él me miró tenso, no sé que se le pasaría por la cabeza- pero cuando estoy con Dani me siento completa, estoy protegida estando con él - mi padre se relajó y me abrazó

-estás enamorada Helena-dijo él- y esta vez demasiado enamorada

- voy a casarme- dije aún sin creérmelo

- y Alice te va a torturar hasta la saciedad- dijo mi padre antes de darme un beso. Yo sonreí y fui dentro de la casa.

Pov: Jacob

Me quedé allí pensando un poco en lo que acababa de pasar en tan sólo 5 minutos. Sentí como Sam se acercaba y al mirarlo lo vi con una sonrisa de lado

- Parece que todo empieza a mejorar- me dijo

-¿mejorar?

-bueno, a Helena le va bien- me miró- se aman

-si pero.... Daniel se va a la guerra- dije yo- él no es sobrenatural y mucho menos tiene médicos como los Cullen

- ¿dudas de que sobreviva cuando salió con vida de un enfrentamiento vulturi?- sonreí al escuchar eso

- dudo hasta de mi sombra- le dije- como no vuelva a casarse con mi hija me encargaré de matarlo yo- reí, Sam rio conmigo pero entonces me puse serio- Sam- lo mire- si Dani no sale de ésta, mi hija se muere, ella no va a soportar otra pérdida

- va a salir todo bien Jake, que nunca puedes pensar en positivo

pov: Daniel

Llegar a España y contárselo a mi familia había sido más duro de lo que pensaba. Mis sobrinos no entendían bien lo que le había dicho, pero sabían que no eran noticias buenas. Quedaban tan sólo dos horas para que me fuese a la guerra. Fui hasta el cementerio. Llevaba dos ramos de flores. La primera tumba que me encontré fue la de Daphe. Dejé uno de lo ramos ahí y me agache junto a ella

-No sabes cuánta falta haces aquí- susurré- tu madre es perfecta, y gracias al destino o quien quiera que fuese por poneros en mi camino.

Me levanté y seguí en direccion a la tumba de mi hijo. Allí estaba, las letras que escribían el nombre de "Hugo Hernández" resaltaban. Recordé la de veces  que había estado ahí y había "hablado" con él. Sabía absolutamente que no servía de nada, y que cualquiera que me viese pensaría que estoy loco, pero era una forma de desahogarme y que el dolor se me quedase menos dentro. Dejé el ramo de flores junto a su tumba y me senté cerca de la lápida, mirándola

- Hola pequeño- dije- perdóname por tardar tanto en venir- pasé la mano por las letras quitándoles la poca suciedad que tenían- pero... ¿Recuerdas a Helena? Estoy locamente enamorado de ella y.. después de lo que pasó con Daphne me necesitaba. Voy a casarme. Pero...- mezcle una risa con un bufido- ya sabes que nunca nada me sale bien y.. bueno, por eso voy con estas pintas- dije, ya que no es que me agradase mucho el uniforme militar- me voy a la guerra.- respiré profundo, mirándo las letras como si estuviese esperando a que me contestae y después continué- le he prometido que volveré y me casaré con ella, ya sabes lo especial que es y no me refiero a su naturaleza...No puedo volver a fallarle- miré el reloj, ya casi era la hora de que me fuese- Hugo..no sabes cuánto te echo de menos y lo que me encantaría que las hubieses conocido. Serías tan feliz ahora...perdóname por todo, por aquel día. Prometo que si sobrevivo a ésta lo primero que hago es venir a verte. No sabes cuánto te quise... no sabes cuánto te sigo queriendo.


---------------------------------------------------------------------------------------

aqui os dejo otro cap! espero que os guste :)

En respuesta a valeria valero, sí quiero continuar la historia de amor desenfrenado, además tengo algunas ideas en ella. Es cierto que la abandoné, y pido mil perdones por eso, pero este año he tenido muchos cambios en mi vida y apenas tiempo para escribir :(  pero ya sólo me quedan unos días para acabar con este curso y entonces retomaré también la otra historia ^^ espero que os sigan gustando y continueis leyendo :)

besos a todos, cuidaros y comentad pliiis! :)